Politica de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. aceptar
Maquinaria de hostelería

Maquinaria de hostelería

¡¿Nueva o segunda mano?!

El eterno dilema del comprador 

Una vez tenemos en mente la compra de un producto, ya sea porque lo necesitamos para nuestro negocio o para nuestro disfrute personal, surge la cuestión: ¿Lo compro nuevo o seminuevo? ¿Para el uso que le voy a dar que me sale más rentable uno nuevo o de segunda mano?

Atendiendo a las estadísticas que proporcionan los principales medios de comunicación tenemos como resultado que en los últimos seis años ha habido un aumento sustancial de la compra de segunda mano, con respecto a la de primera mano. Motivado sobre todo por la crisis económica y la facilidad que presenta Internet y su avance con portales como Milanuncios, Wallapop, Ebay o Amazon. Todo esto ha propiciado que haya un mayor número de usuarios que visitan dichos portales y que realizan compras a través de Internet. También, tenemos que atender al cambio generacional, lo cual provoca que no se le tenga tanto miedo a comprar por Internet y que esta sea una práctica común.

Los consejos que damos siempre a aquella persona que tiene que tener en cuenta para comprar un producto de segunda mano son:

  1.  En primer lugar cerciorarse de que el producto o maquinaría en este caso, que nos describen o presentan en el anuncio, se corresponde a la que nos van a mandar.
  2. Asegurarse de que el estado del producto se corresponde con lo que nosotros queremos del mismo.
  3. Conocer si es un particular o profesional, esto motiva en el caso del profesional que hay un empresa que respalda a este trabajador mientras que un particular no está vinculado a ninguna.

El consejo que damos dado los años que llevamos trabajando con maquinaría de primera y segunda mano, es conocer bien que cual es el  uso que le vamos a dar a la misma. Cuáles son nuestras expectativas de venta, cuántas horas va a estar en funcionamiento esa máquina y cuántos años quiero que me dure. Sin duda alguna, apostar por maquinaría de primera mano te garantiza entre otras cosas que serás el primer usuario que la ponga en funcionamiento. Los pequeños vicios o defectos que tengamos como manipuladores de la misma, serán solo patentes en nosotros. Mientras que un abuso o no uso correcto de la maquinaría en un primer usuario provoca que no dure tanto tiempo como el que tiene  previsto por diseño. Y que nosotros como segundo o tercer usuario, padezcamos los errores cometidos por otros.

Una garantía que tenemos como consumidores, es el vínculo que se crea entre nosotros como consumidores y la empresa de fabricación del producto. La garantía del aparato con la fábrica o empresa distribuidora,  despeja del horizonte problemas relacionados con  posibles pequeños errores o desajustes en el aparato que pueden aparecer de inicio y que tienen una pronta solución desde fábrica. Mientras que en productos de segunda mano, quedamos un poco a merced del vendedor. Caso de particulares no tenemos opción pero en el caso de profesionales si podemos realizar una reclamación. Donde en la mayoría de casos, nosotros como consumidores costearemos con los portes de recogida y algunas tasas por el arreglo de la máquina.

Por ello, nosotros como asesores cualificados tenemos el criterio siempre, de en caso de igualdad, entre dos productos y siendo una diferencia irrisoria de cincuenta o cien euros decantarnos por el producto nuevo. Por muy bien que nos pinten el de segunda mano.  Un modelo nuevo y de primera mano, siempre va a darnos mayores garantías a mediano y largo plazo.

La ventaja que presenta la visita a las instalaciones de una empresa, en lugar de comprar en su tienda online o a través de uno de los numerosos buscadores principalmente usados por internautas tiene como ventaja que se visualiza la máquina en el lugar de exposición; claro está, esto obliga a tener unas instalaciones que den cabida a la mayoría de la maquinaría de la que se dispone. Perjudicando un recambio de la misma, o actualización de los modelos que se ofrecen a los clientes (el modelo que perdura es el modelo que no se vende). Además, que el precio de la máquina hay que incorporar el coste que presenta tenerla almacenada “equis” tiempo.

Una vez concluido este ejercicio de síntesis, podemos finalizar alegando que siempre se apueste por maquinaría de primera mano cuando sea posible por nuestro presupuesto, y que esta se compre en portales seguros o a través de intermediarios de confianza.

Posted on 06/04/2016 by Álvaro Alonso Home 471
Comparar 0
Ant.
Sig.

No products

To be determined Transporte
0,00 € Total

Pasar por caja